STOP Abusos sexuales infantiles

El Salón Erótico de Barcelona toma conciencia de su responsabilidad con la sociedad y se embarca en una campaña de concienciación sobre los abusos sexuales infantiles. Desde sus inicios, el Salón siempre ha sido un abanderado de la libertad y la diversidad sexual entre adultos y siempre de manera consensuada por todas las partes implicadas, por eso cree que es importante dejar claro a sus visitantes y a la sociedad en general que hay líneas rojas que no se pueden traspasar.

El Salón promueve esta iniciativa de la mano de aquellas personas que luchan cada día para sensibilizar a la sociedad sobre el abuso sexual infantil y elaboran herramientas para su prevención y tratamiento desde hace 20 años: La Fundación Vicki Bernadet, un referente en la lucha contra esta lacra social. El abuso sexual infantil es, por desgracia, un tema mucho más común de lo que podemos y queremos pensar: según estudios del Consejo de Europa, es una problemática que sufren 1 de cada 5 niños/as.

Los artistas, expositores, organizadores, los 25mil visitantes de cada edición del Salón y los millones de seguidores en las redes sociales no pueden quedarse callados ni ser indiferentes a esta situación.

Por este motivo algunos de los compromisos adquiridos y medidas que se activarán durante el Salón son los de suprimir contenidos que incluyen imágenes, actuaciones y material comercial de cualquier tipo que se base en la infantilización de sus personajes y/o actores y actrices, ofrecer una conferencia dentro de la programación de su espacio pedagógico, una campaña activa en medios a través de su portavoz, un espacio específico en su web, incluir elementos comunicativos en el recinto que visibilizaran la problemática para sensibilizar a los visitantes del evento, crear un hashtag específico en redes sociales y convocar un acto reivindicativo en la última jornada del Salón que movilizará a todo el sector de la industria para adultos.

¿Qué es el Abuso Sexual Infantil?

El abuso sexual a menores es una realidad más cotidiana de lo que nos gustaría reconocer. Al mismo tiempo, es una realidad oculta. Lo es tanto por su carácter delictivo inherente (el agresor intentará por todos los medios que sus actos no se revelen), pero también por el silencio al que las víctimas se ven condenadas. Este silencio se debe por una parte a las estrategias de manipulación ejercidas por el abusador, y por otra a la situación de indefensión en la que los niños, niñas y adolescentes víctimas se encuentran por motivos evolutivos y las limitaciones propias de su edad.

El abuso sexual a menores se refiere a contactos o interacciones entre un/a niño/a y un/a adulto/a, cuando el/la adulto/a (agresor/a) usa a una persona menor de edad para estimularse sexualmente él mismo, al menor de edad o a otra persona (que puede ser, a su vez, un adulto u otra persona menor de edad). Los agresores suelen ser adultos conocidos por los niños y niñas.

Existen distintas formas de abuso sexual. Se puede diferenciar entre aquellas que requieren contacto físico (violación, incesto, pornografía, prostitución infantil, sodomía, tocamientos, estimulación sexual… ) y sin contacto físico (provocación sexual, exposición a material sexual en internet, online sexual grooming, llamadas telefónicas obscenas, grooming, solicitud indecente a un niño o seducción verbal explícita, realización acto sexual o masturbación en presencia de un niño, exposición de los órganos sexuales a un niño, promover la prostitución infantil, la pornografía y la corrupción de menores…).

Cifras que asustan:

– 1 de cada 5 niños/as según el Consejo de Europa sufre abusos sexuales
– Entre el 80 y el 85% de los abusadores son familiares o personas de confianza.
– El 85 % de los abusos sexuales no se denuncian (además el delito prescribe en España a los 15 años sobre la mayoría de edad de la víctima)
– El 90% no lo revela durante la infancia
– El 60% de las víctimas no recibirá ningún tipo de ayuda

¿CÓMO PREVENIMOS EL ABUSO?

Cambiar la mirada
Un 20% de los niños y niñas sufre abuso sexual infantil y debemos tener claro que este es un problema de salud pública que nos afecta a todos. Por ello, debemos trabajar para que sea un problema identificado por todas las familias, por todo el mundo. Nos corresponde a todos identificar los factores de riesgo y potenciar los factores de protección.

Respetar sus derechos. Derecho a la intimidad y al propio cuerpo
Igual que les pedimos disciplina y les damos unos límites, también tenemos que escuchar sus necesidades y enseñarles que tienen derecho a la intimidad física y personal.
Decir no a dar un beso no es mala educación, es su derecho. Los besos son íntimos y personales. No son una obligación ni una rutina.
La línea entre la confianza, el amor, el cariño y el abuso es muy fina y para el niño es muy difícil darse cuenta y pedir ayuda.

Dar una buena educación emocional y de sexo-afectividad
Los niños, niñas y adolescentes tienen que tener información i formación sobre afectividad i sexualidad, para poder poner nombre, entender las situaciones que viven y distinguir entre aquellas que son adecuadas y las que pueden ser nocivas para su desarrollo.

Empoderar a los niños y niñas
Los agresores buscan aquellos niños más vulnerables, más dependientes, con baja autoestima, baja seguridad,… Si empoderamos a los niños y niñas hacemos que sean más autónomos, que tengan más autoestima y que, por lo tanto, no sean un buen objetivo para los abusadores.

ENTENDER LA DINÁMICA DEL ABUSO
El abuso sexual infantil es un abuso de poder en el que una persona utiliza un niño, niña o adolescente como objeto sexual. Este abuso puede producirse con o sin contacto físico.

El secreto: “Esto va a ser un secreto entre tú y yo”
Es importante que un niño o niña sepa que tiene derecho a su intimidad. Eso quiere decir que no tiene porque contarlo todo, puede mantener secretos, pero debe saber diferenciar entre secretos buenos y malos. Si sabe diferenciarlos será más capaz de evitar situaciones de riesgo.

Bueno: es divertido, le hace sentir bien.
Malo: le hace sentir mal, sufre, se siente atrapado, … Eso ya no es un secreto, sino que es un problema y debe buscar ayuda. Y deben saber que pueden hablar de todo y que van a ser escuchados.

La manipulación
El abusador hace sentir partícipe al niño o niña de lo que está pasando y, por lo tanto, se siente que está implicado y que es parte de lo que está pasando. Cómo no lo entiende y se siente responsable no es capaz de identificar el abuso y pedir ayuda. Es muy importante que el niño o niña entienda que no son culpables de lo ocurrido.

La coerción
El abusador no actúa de manera impulsiva, sino que crea una vinculación progresiva. En la mayoría de abusos sexuales hay una coerción, normalmente emocional, por parte del abusador para conseguir que el menor no hable. Es por este motivo, que el niño o la niña no habla por posibles consecuencias negativas para el/ella o su entorno.

CÓMO DETECTARLOS

Hay que entender que cada menor expresa una sintomatología distinta y que, por lo tanto, no existe un síndrome del niño o el adolescente abusado. Los indicadores que pueden ayudar a detectar una situación de abuso sexual infantil son variados i, a veces, equívocos i contradictorios.
La clave de la detección es que delante de una situación de cambio de comportamiento del menor pensemos en todas las posibilidades de lo que le puede estar pasando. Esto quiere decir incluir la opción de que esté sufriendo algún tipo de maltrato como puede ser el abuso sexual infantil. Si no creemos que el abuso sexual infantil sucede, nunca vamos a ser capaces de detectarlo.

¿QUÉ HACER SI UN NIÑO O NIÑA TE EXPLICA SU EXPERIENCIA DE ABUSO SEXUAL?

QUÉ DEBES HACER
– Escúchalo
– Créelo y dile que le crees
– Mantén la calma
– Dile que el único responsable es la persona abusadora
– Hazle saber que saldrá adelante
– Dile que te sientes orgulloso de él o de ella por haberlo explicado
– Acepta sus sentimientos
– Protégelo
– Entender que el niño o niña explicará solo aquello para lo que está
preparado/a en ese momento

QUE NO DEBES HACER
– Negar o cuestionar el abuso
– Reaccionar con alarma
– Culpabilizar de alguna manera al niño o niña
– Interrogar al menor de edad
– Poner el acento en el nuevo estatus del menor como abusado
– Prometerle cosas que no sabes si puedes cumplir
– Sobreprotegerlo

FUNDACIÓN VICKI BERNADET: La Fundación Vicki Bernadet trabaja, desde 1997, en la atención integral, prevención y sensibilización de los abusos sexuales a menores

Infórmate en: Fundación Vicki Bernadet, info@fbernadet.org / Telf. 93.318.97.69 / http://www.fbernadet.org